Del “Mal mercado” al “No mercado”

AÑO 2012

2012 pasará a la historia como el año en el que se confirmó la disolución y la completa eliminación del mercado inmobiliario español.

El desconcierto creado en el sector como consecuencia de los movimientos regulatorios en el mundo financiero, ha generado la eliminación de cualquier tipo de referencia creíble dentro de este mercado.

La percepción general es que hoy “nada vale nada”. La psicosis está instalada en el mercado y dentro de él no hay nadie: no hay compradores, no hay desarrolladores, no hay financiadores, no hay credibilidad, no hay nada, “nada vale nada”. Esta es la situación que se transmite desde todos los ámbitos.

Nosotros creemos que no todo esto es cierto. La situación actual del mercado inmobiliario español es una consecuencia de la mala gestión en el ajuste entre oferta y demanda por parte de todos los involucrados en este sector. El exceso de oferta es manifiesto, hay mucho suelo, hay también un excedente de viviendas en núcleos no consolidados y segunda residencia, pero lo más dañino para todos es la desastrosa imagen expuesta por la falta de coordinación entre actores. Esta dudosa calidad comercial hace del mercado una entelequia.

Alguien dijo tiempo atrás “equivócate en el precio, pero no en la localización”. Y es verdad, lo bueno siempre tendrá valor aunque en este año 2012 nos machaquen con la idea de que “nada vale nada”, no es cierto.

El Gobierno ha puesto en marcha el conocido como banco malo, el SAREB, ese “gran desconocido” como la “solución” para salir de la crisis financiero-inmobiliaria. Pero la realidad es que no conocemos nada de esa empresa-fondo-banco… y tampoco creemos que sea la solución. El problema es que a todos se les ha metido en el mismo saco, creando un profundo e irreparable daño y un total desconcierto e incertidumbre dentro del sector.

Durante los últimos años el mercado ha estado cambiando de manos y hoy no se sabe muy bien en poder de quién está. Esta indefinición crea el desconcierto y provoca que todos, o casi todos, permanezcan quietos a la espera de que algo cambie. La incertidumbre genera miedo, el miedo inmovilismo, el inmovilismo la pérdida de valor, ésta genera la quiebra y la quiebra el no mercado, el no futuro.

EL FUTURO

El futuro del sector inmobiliario es más incierto que nunca y así seguirá hasta que recuperemos las bases de la confianza, comenzando por la credibilidad tanto de compradores como de inversores.

Recuperar las bases pasa de forma ineludible por recuperar el crédito y no demonizar a las inversiones inmobiliarias. Pero también es cierto que en el futuro “no va a valer todo” y que regresaremos a financiaciones con capital y flujos de caja suficientes para devolver los préstamos, volveremos a operaciones que se desarrollen en condiciones de seguridad para todos los involucrados en ellas.

¿Cómo se puede llegar a ese clima de confianza? La respuesta es sencilla: con productos bien localizados y con potenciales clientes finales. Con clientes y usuarios finales que garanticen flujos de caja suficientes.

En el fondo y por mucho que queramos negarlo, en la sociedad actual todo es ladrillo: locales, edificios, naves, viviendas, negocios, empresas,… No debemos olvidar en qué consiste el sistema económico del nuestro y de cualquier país: vendemos noches para dormir en un hotel, almacenamiento en una nave o un corte de pelo en un local. Todo es ladrillo, es cierto, pero el problema es que hoy está demonizado y nadie cree en su valor ni nadie cree en ello como una base para generar otros negocios.

Hay que romper con este estigma y podemos hacerlo. Pero no debemos pensar que tienen que ser las grandes empresas, los holdings inmobiliarios los que rompan con esta situación. Debemos confiar en las pequeñas y medianas empresas y prestarles la atención y la financiación que necesitan porque ellas son las únicas capaces de generar recursos y mover el mercado. Ellas son, en definitiva, el futuro.

Carlos Cercadillo Cuerda

Consejero Delegado del Grupo Cerquia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>